Buenos Aires a través de sus calles y arquitectura.

Antes de empezar con la lectura, les invito a ponerle “play” a esta canción de Caetano Veloso, en la versión de Gotan Project, un tango electrónico hermoso para entrar en ambiente.

Hablar de Buenos Aires, es hablar de diversidad, cultural, social, gastronómica, comercial, educativa y arquitectónica, lo que la convierte en una de las metrópolis más importante de América del Sur y por qué no decirlo, del mundo.

Esta ciudad porteña es otro de mis destinos preferidos de Sudamérica, debido a su amplio abanico de opciones para visitar, en las 4 ocasiones que he visitado la ciudad, no he alcanzado a conocer todo lo que puede ofrecer la capital de Argentina.

Uno de los barrios tradicionales, y un destino obligado a visitar es San Telmo, conocido por su edificaciones tradicionales, calles de piedra, buenos restaurantes de pizza y parrilla, y por supuesto, el hogar de Mafalda y sus amigos.

Uno de mis lugares favoritos, es Puerto Madero, por que desde ahí podemos apreciar de mejor manera la diversidad y contrastes arquitectónicos de Buenos Aires, ya que si te fijas bien, y miras a todos lados, podrás ver edificaciones nuevas y antiguas relacionándose en el mismo espacio, además de ser un punto de cohesión social tanto para locales como extranjeros.

La arquitectura de Buenos Aires es tan diversa, que podemos ver edificaciones de varios estilos, como el academicismo francés, art deco, art nouveau, colonial, neocolonial y hasta el neogótico moderno, que se han podido conservar durante el paso del tiempo gracias a que la ciudad se encuentra asentada en un grande y llano soporte geográfico, con muy baja sismicidad, por esa razón creo que esta ciudad es un gran ejemplo para estudios de arquitectura, ya que podemos encontrar todo en un mismo lugar.

Otro de los lugares donde podemos ver infinidad de estilos arquitectónicos es el cementerio de la Recoleta, cuya construcción data de 1822, siendo el primer cementerio público de la ciudad, convirtiéndose en una de las principales atracciones turísticas de Buenos Aires, debido a sus imponentes mausoleos elaborados por las familias más acomodadas del siglo XIX gracias al desarrollo económico que experimentó Argentina en esa época.

Si bien es cierto, Buenos Aires es muchísimo más de los lugares que acabo de mostrarles, aquí les comparto un pedacito de lo que esa ciudad me ha regalado, que espero que también les motive a descubrirla por su cuenta, que se pierdan en sus calles estrechas de piedra, y en sus inmensas avenidas, que coman su asado y su pizza, que conozcan los diversos bares y clubs donde seguramente encontrarán uno que se ajuste a su forma de diversión. La mejor forma de conocer esta ciudad es a través de su transporte público, sus colectivos y sus taxis, y para distancias más largas está el Metro, no hay excusas para quedarse en el hotel. A continuación cierro esta entrada con una selección de fotografías que he realizado durante mis visitas al “París de América del Sur”.

Gracias por leerme, nos vemos en la siguiente aventura.