Santiago de Chile: Una metrópolis en medio de Los Andes.

Santiago de Chile fue la primera metrópoli de América del Sur que conocí hace ya unos 8 años atrás, recuerdo que fui a la primera edición del Lollapalooza que se desarrolló en Latinoamérica, luego de eso, volví unas 3 veces más, por motivos diferentes, entre trabajo, capacitación y turismo, lo que me dio la oportunidad de analizar mejor a la capital económica y política de los chilenos.

Históricamente la ciudad de Santiago ha soportado varias calamidades desde la época colonial, como terremotos, inundaciones, epidemias, hasta la época republicana con crueles dictaduras que provocaron éxodos de miles de personas, sin embargo, muchos de sus habitantes que se quedaron, se dieron la manera de continuar trabajando, incluso, en los peores momentos trataban de sacar adelante a sus familias, y creo que ese es el espíritu que ha forjado a la ciudad de Santiago, ubicándola hoy por hoy como una de las mejores ciudades para vivir de América del Sur.

Chile es el país más largo del mundo, y muy cercano al océano Pacífico, lo que hace que la ciudad de Santiago tenga una altura de 540 metros sobre el nivel del mar, pero que a su vez esté muy cerca de la cordillera de Los Andes, esto debido a que al ser un país largo, sea más estrecho en relación a su países vecinos, sin embargo, con sus 4,300 kilómetros de norte a sur nos brinda bastante territorio para poder viajar y conocer.

La ciudad de Santiago está atravesada por el río Mapocho, que viene directamente desde la cordillera de Los Andes, y cruza por toda la ciudad, junto a este río se formó la ciudad en la época colonial. En cuanto al clima tiene estaciones marcadas durante todo el año, en invierno el frío suele llegar a cero grados centígrados, y en verano (diciembre a marzo) puede llegar hacer un calor que supera los 35 grados. La mejor época para visitarlo dependería mucho de cada gusto de los viajeros, usualmente en verano la ciudad ofrece más actividades al aire libre, en invierno se suelen activar los parques de montaña en la cordillera, y las actividades al aire libre disminuyen por el frío, pero se activan mucho más los bares y cafeterías, y Santiago ofrece una gran variedad de lugares de esparcimiento.

Personalmente creo que Santiago es una de las ciudades con mejor calidad de vida de Suramérica debido a su economía, que es una de las más fuertes y estables de la región, posibilitando que nunca falte circulante, y de alguna manera facilita los emprendimientos, Santiago de Chile es una ciudad 100% comercial, su gente siempre está vendiendo algo, ya sea de manera formal o informal, sus habitantes siempre están trabajando, en gran medida también debe ser por la cantidad de bancos que existen en el país, cuando es hora de almorzar, y estás en zonas financieras como “Sanhattan” (una combinación de Santiago y Manhattan), ubicada entre las comunas de Providencia y Los Condes, puedes ver cientos de ejecutivos almorzando en sus restaurantes, incluso en las zonas verdes que posee este lugar que es vigilado por el Costanera Center y su Gran Torre Santiago, el edificio más alto de América del Sur con 300 metros de altura.

Una de las cosas que más me gustan de Santiago, es la educación de su gente, en especial su educación vial, creo que es de los pocos países de América del Sur que respeta al peatón, y para esto voy a usar un ejemplo: Yo vengo de Ecuador, un país con CERO educación vial, cuando te paras en una esquina a esperar cruzar por el paso cebra, te debes fijar que no se aproxime ningún auto, por que si por mala suerte cruzas, así tengas el semáforo en verde para ti, viene un chofer que cree que tiene más derechos que tu, pues te pita, te insulta y por poco te atropella.

En cambio en Santiago, todos los autos paran, y esperan pacientemente a que el peatón cruce la calle, incluso cuando el peatón tiene el semáforo en rojo. Caminar por las calles de esta ciudad es una de las experiencias más seguras que he tenido en Suramérica.

Debido a todas estas bondades mencionadas anteriormente, el costo de vida en Santiago es elevado, por ejemplo, el arriendo de un departamento cerca del centro puede estar entre los $600 y $1.200 dólares mensuales, y en comunas como Providencia los arriendos pueden estar entre los $800 y $2.000 dólares mensuales. La mejor opción para ahorrar en comida es cocinando en casa, ya que un menú para una persona, en restaurantes tiene un costo promedio entre los $8 y $40 dependiendo del lugar.

Para cerrar mi opinión sobre Santiago, está el mayor problema que tiene la ciudad, y es la contaminación ambiental originada por el parque automotor y agudizada en invierno por el uso de los aires acondicionados. Si nos vamos a los miradores de la ciudad, podremos ver una densa capa que cubre la misma, y no, no es neblina, se trata de la emisión de partículas contaminantes, por lo que existe más probabilidades de sufrir de enfermedades respiratorias. Sin embargo, para quien gusta de ciudades grandes, creo que este sería un sacrificio que se podría manejar, en base a cuidados específicos a cambio de vivir en una de las mejores ciudades de América del Sur.

Gracias por leerme, nos vemos en la próxima aventura.

Santiago de Chile con su característica nube de contaminación, vista desde el cerro San Cristobal.