Perú: Ciclismo de Montaña en Cusco.

Sorprendentes, maravillosos y desafiantes.

Así definiría los paisajes y senderos de ciclismo de montaña alrededor de la ciudad de Cusco, capital de la región que lleva el mismo nombre, desde donde salen innumerables aventureros diariamente a los diferentes senderos de montañismo de clase mundial, con alturas que superan los 5.000 metros de altura.

La ciudad de Cusco está a 3.500 metros sobre el nivel del mar, por lo que el primer rival vencer al llegar, es aclimatarse a la altura, por lo que recomiendo pasar al menos unos 3 días en los senderos cercanos a la ciudad mientras nuestro cuerpo se aclimata a pedalear sobre los tres mil metros.

La ruta que recomiendo Huayllarcocha, ya que empiezas pedaleando junto a la famosa Plaza de Armas de Cusco, subes alrededor de 7 Km por asfalto, junto al complejo arqueológico de Sacsayhuaman, para luego tomar un sendero de descenso muy divertido para culminar en unas gradas urbanas y volver a llegar al centro de la ciudad.

Luego de que nuestro cuerpo se aclimató a la altura, y haber tenido una introducción a los senderos del Perú, es hora de irnos a las primeras rutas fuera de la ciudad de Cusco y avanzar al famoso Valle Sagrado de los Incas, en el cual desembocan varias de las rutas más famosas de ciclismo de montaña, empezamos por Lares y Lamay, que son dos rutas diferentes, llenas de senderos con gradas de piedras de origen Inca, además de pedalear junto a ríos en medio de altos cañones, empezamos en el abra de Lares, a 4.200 metros de altura, para tener un descenso de 18 kilómetros hasta la población de Calca a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Luego de un almuerzo tradicional, con una sopa de habas, papas y fideo acompañado de un arroz con pollo horneado y una refrescante Inca Kola, el transporte nos llevó a la abra de Lamay, comenzando en la localidad de Zapaccto a 4.200 metros de altura, descendimos 15 kilómetros hasta la población de Lamay a 3.000 metros sobre el nivel del mar, en pleno Valle Sagrado de los Incas.

Otra de las rutas que descienden hasta Ollantaytambo “la ciudad Inca viviente” es la de Patacancha, donde alguna vez se desarrolló el enduro más alto del mundo, en lo personal fue una de mis favoritas, por su nivel técnico y paisajes, ya que atraviesas por los páramos más altos de la región en medio de caminos llenos de escaleras de piedra, curvas y saltos naturales, y si tenemos suerte también pedalearemos junto a las ruinas de Pumamarca.

Maras es una comunidad de la provincia de Urubamba, muy famosa por sus salineras (minas de sal), en donde turistas de todo el mundo se han tomado fotografías, y al que se puede llegar en bus o tours desde Cusco. Nosotros decidimos llegar a ese lugar desde Chancadora, a 3.600 metros de altura, luego de 33 kilómetros de pedaleo, entre subidas y hermosos descensos con paisajes alucinantes, atravesamos junto a las salineras, desde un sendero en la parte alta, pudimos observar desde una perspectiva diferente a la que el turista normal puede acceder, luego pedaleamos a través del valle junto al río Vilcanota donde nos esperaba el transporte para llevarnos de regreso a Cusco.

Una de las rutas más alucinantes y exigentes, definitivamente es Huchuy Qosqo, pedaleamos a través de un camino Inca que atraviesa por altos páramos con hermosas lagunas, hasta llegar al “pequeño Cusco” (significado de Huchuy Qosqo en quechua), que es una ciudadela Inca en lo más alto de la población de Lamay. Cabe mencionar que desde la entrada al complejo arqueológico y dentro de él, no es posible ingresar pedaleando, hay que bajarse de las bicicletas y cruzar empujando las mismas hasta salir, y el costo de entrada es de $20 soles. Luego de conocer el complejo, salimos y nos subimos a nuestras bicicletas para descender por un cañón lleno de curvas cerradas, que pondrán a prueba tu técnica en la bicicleta.

Luego de haber pasado varios días disfrutando de varias rutas alrededor del Valle Sagrado de los Incas, llegó la hora de la expedición alrededor del nevado Ausangate, pasamos 3 días en la montaña, pedaleando, empujando la bicicleta y en técnicos descensos, siempre sobre los 4.200 metros hasta el punto más alto a 4.800 metros de altura. Esta expedición fue para ponernos a prueba tanto física como técnicamente, sin embargo, los hermosos paisajes que teníamos alrededor eran quienes nos motivaron a seguir adelante hasta llegar a cada uno de los campamentos donde nos tenían listo unas bebidas calientes y deliciosas cenas tradicionales del Perú, como la Pachamanca, que se la prepara usando piedras de la montaña para cocinar dentro de ellas diferentes ingredientes, como la carne de alpaca, acompañada de diferentes variedades de papas y habas que son cocinados al calor del fuego, la tierra y las piedras. Las noche fueron alucinantes, ya que al no existir contaminación lumínica pudimos observar las estrellas y la Vía Láctea danzando sobre los nevados que tienen alturas superiores a los 6.000 metros sobre el nivel del mar, en especial en la comunidad de Pacchanta, en donde existen unas piscinas de aguas termales, que por $5 soles podrías disfrutar de una vista nocturna maravillosa mientras te relajas antes de dormir y empezar una gran aventura al día siguiente.

Para seguir con mi experiencia en las montañas del Perú, quiero mostrarles un poco de lo que se ve en el valle sur del Cusco, en donde existen varias rutas, entre ellas están: Brujo, Radar y Chipta, que son otras de mis favoritas, ya que tienen varias líneas con diferentes terrenos, incluso en Radar, llamada así por que comienza a 4.400 metros de altura junto a uno de los radares de aproximación del aeropuerto del Cusco y termina junto al río Vilcanota, en la población de Andahuaylillas a 3.200 metros sobre el nivel del mar.

Para culminar mis vivencias haciendo fotografía y pedaleando en las montañas de la región de Cusco, quiero mostrarles una de las rutas de “cross country” que más me han gustado hacer, se trata de “Inca Legends”, que viene a ser el equivalente del Camino de la Muerte en Bolivia, pero definitivamente muchísimo mejor, ya que atravesamos diferentes terrenos y paisajes. Esta ruta es ideal como para aflojar las piernas o durante el proceso de aclimatación antes de las rutas más complejas, son 50 kilómetros, que comienzan en un altiplano a 4.200 metros de altura, y luego un largo descenso con cortos pero empinados repechos, en los que atravesamos altos encañonados, valles junto a caudalosos ríos, y al final disfrutaremos de pedalear junto a cascadas naturales que nos acompañarán hasta finalizar la ruta a los 2.600 metros sobre el nivel del mar.

Perú es de los países más diversos de América del Sur, y el tercero más grande de la región, y en lo personal, luego de conocer casi toda Suramérica, puede decir que la parte más hermosa de la cordillera de Los Andes, definitivamente está en Perú, gracias a su topografía, ya que tiene altas montañas, una a lado de otra, permitiéndole tener un relieve idóneo para los deportes de aventura, con muchísimas rutas, para las cuales necesitaríamos toda una vida para terminar de conocerlas, en este foto reportaje no están todas, y quizás tampoco las más comerciales, pero están las que más satisfacción nos pueden dar, en especial si eres un aventurero que no se siente cómodo con senderos llenos de turistas, que busca ver el Perú que no está en las fotografías de las revistas de turismo, estas rutas son para quienes desean poner a prueba sus habilidades y vivir de cerca la verdadera aventura, esa en la que tu eliges la huella por donde ir, en la que te sales del camino en búsqueda de nuevas sensaciones.

Este trabajo fotográfico llegó gracias a la maravillosa logística de Haku Expeditions, a cargo de Nicole y Bill Koch y todo su equipo de guías, transportistas, cocineros, arrieros y oficinistas. Así como también agradezco a todos los ciclistas que aparecen en mis fotografías, que son de diferentes países, logrando demostrar que el ciclismo de montaña une a la gente, independientemente de la nacionalidad y el idioma.

Gracias por tomarte el tiempo de leer y mirar mi trabajo, si te gustó te invito a compartirlo, y si deseas que mi trabajo ayude a tu empresa o emprendimiento, puedes contactarme al mail: gabrieldiaz593@gmail.com

Qué el pedal, la salud y la aventura nunca les falte.